sábado, 19 de febrero de 2011

Escribir para vivir... Vivir para escribir


Es lo que necesito, no me pidas que lleve más...
Me alimentaré de las palabras del Vergel del Poeta,
beberé de los entresijos que ellas me prometieron.
Dormiré entre sus dioses...
Y moriré entre sus dedos.

2 comentarios:

Javier Díaz Gil dijo...

Precioso texto Mariló.
¿Hacía dónde van los trenes que esperamos en un andén nocturno? ¿Desde dónde regresan?
Un beso
Javier

Pablo Terrible dijo...

Impresionante!!


Saludos!


Pablo Terrible