viernes, 16 de julio de 2010


Olfatea su desnudo poema,
donde encuentra el sabor.
Acaricia su frescura,
para escuchar la melodía de su voz.
Pero lo que no espera,
es que se esconderá en su corazón.
Para ti.

1 comentario:

Prudencio Hernández Jr dijo...

Bello poema próximo..
Te encontré de casualidad..y cada post..invitaba a ver otro. Las cosas mas bellas se encuentran asi sin que uno las busque y en el momento justo para alimentar el alma..
Te felicito por tu blog..Seguiré leyéndote..pondré un enlace en mi blog..
Saldudos desde el sur